TRANSCRIPCION LITERAL VS. SINTESIS DE LO ACTUADO EN AUDIENCIA: ¿CUAL DEBE SER EL CONTENIDO DE LAS ACTAS DE AUDIENCIA EN EL PROCESO PENAL?

Miguel Angel Vásquez Rodríguez
Juez Titular del Juzgado de Paz Letrado de Iñapari con funciones de Juzgado de Investigación Preparatoria

NOTA: Todas las referencias normativas hechas en el presente texto se deben entender referidas al Código Procesal Penal (Decreto Legislativo 957) salvo que se especifique lo contrario.

IDEAS PRELIMINARES
Desde que se extendió la vigencia del Código Procesal Penal a las principales ciudades del país, empezó una profunda discusión respecto al contenido de las actas que se emiten a lo largo del proceso penal.

Al margen de la discusión a nivel constitucional de si el registro de una audiencia en audio vulnera o no lo dispuesto en el artículo 139 inciso 5 de la Constitución, tema que será materia de un próximo ensayo, lo cierto es que se discute si las actas deben contener o no el íntegro de la resolución dictada en audiencia o caso contrario deben contener tan solo la parte considerativa. Algunos sectores proponen también que el acta debe contener una transcripción literal de todas y cada una de las participaciones realizadas por los intervinientes en la audiencia. En contrapunto, un sector vanguardista establece que el expediente físico debe desaparecer y ser reemplazado por el expediente virtual, siendo suficiente el registro informático del audio o video conteniendo lo actuado en audiencia y que finalmente si han de haber actas, estas deben ser lo más escuetas posibles, consignando en ellas sólo el sentido de la resolución, es decir si la petición fue declarada fundada o infundada. También hay un sector que ha dicho que las audiencias de la etapa de Investigación Preparatoria deben llevarse a cabo con las mismas reglas que la audiencia del juicio oral o juzgamiento.

Lo cierto es que la interpretación del Código en este sentido (y en cualquier otro) debe ser una sistemática y además sujeta a los principios del proceso garantista como paradigma. No bastará entonces aplicar normas aisladas para resolver el problema que además se encuentra vinculado a otro problema de permanente interacción con la administración de justicia, que es la lentitud de los procesos y la consecuente sobrecarga procesal de los juzgados.

LAS NORMAS EN CONFLICTO
Las reglas generales
El término “acta” se encuentra registrado en los artículos 68.2, 71.3, 88.7, 117, 120, 121, 134, 136, 156, 170, 187, 190, 195, 205, 206, 208, 210, 211, 213, 214, 216, 217, 220, 221, 225, 227, 229, 231, 233, 234, 235, 240, 241, 245, 260, 263, 318, 328, 332, 361, 365, 366, 377, 381, 383, 422, 443, 462, 468, 476, 477 y 478 del Código Procesal Penal. Especial mención se merecen los artículos 120, 121 y 361 que regulan expresamente las formalidades y contenido de las actas.

Artículo 120 Régimen General.-
1. La actuación procesal, fiscal o judicial, se documenta por medio de acta, utilizándose de ser posible los medios técnicos que correspondan.

Como se puede ver la regla general es aplicable tanto a las actuaciones fiscales o judiciales. Por actuación procesal debe entenderse toda aquella actividad que desarrolla el Juez o Fiscal dentro de un proceso, ya sea judicializado o no, siempre que provenga de la presunta comisión de un delito y a partir de la toma de conocimiento de la noticia criminosa por parte de la Policía Nacional o Ministerio Público.

El referido artículo además establece que de ser posible, las actuaciones serán documentadas mediante medios técnicos, ya sea audio, video o fotográfico como los más tradicionales, y cualquier otro del que se pueda disponer dependiendo de la actuación procesal. No debe olvidarse que esta norma no sólo está planteada para el caso de las audiencias, si no para cualquier actuación procesal, así por ejemplo la norma en comento es aplicable a la diligencia de levantamiento de cadáver o recojo de evidencia en la escena del crimen, donde se podrán utilizar medios como video, fotografía y adicionalmente molduras (para registrar el volumen y forma de ciertas marcas que no son captadas por la cámara) así como la toma de muestras y otros mecanismos que los técnicos capacitados considerarán convenientes. De la misma manera en una necropsia, además de los medios convencionales se acudirá al uso de radiografías por ejemplo a fin de documentar determinados aspectos de la diligencia. Debe entenderse que se prescindirá de dichos medios técnicos sólo si resulta imposible contar con ellos.

Resulta claro entonces que entre actuación procesal y audiencia, existe una relación de género a especie. Siendo la audiencia una de entre otras tantas actuaciones procesales reguladas por el Código Procesal Penal y que particularmente la audiencia de juicio oral o de juzgamiento (la Audiencia por excelencia) tiene su propia reglamentación especial en el artículo 361 como veremos más adelante.

Género -> Actuación procesal
Especie -> Audiencia

El inciso 2 del artículo 120 establece las formalidades básicas que debe contener cualquier acta de actuación procesal (audiencias incluidas):

2. El acta debe ser fechada con indicación del lugar, año, mes, día y hora en que haya sido redactada, las personas que han intervenido y una relación sucinta o integral – según el caso – de los actos realizados. Se debe hacer constar en el acta el cumplimiento de las disposiciones especiales previstas para las actuaciones que así lo requieran.

Este apartado contempla que se consignará una relación sucinta de ser el caso de los actos realizados, de lo que se desprende que habrá casos en los que se deberán describir los hechos con todo detalle y otros en los que no será necesario.

Reiterando lo señalado en los párrafos previos, no todas las actas son registros de audiencias, las actas pueden registrar tanto hechos como dichos. La mayor parte de las actas reguladas por el Código Procesal Penal están referidas al registro de hechos en el trámite de la investigación, y en muchas ellas existe la obligación normativa de detallar estos, así por ejemplo:

a) El artículo 214.3 establece que los motivos que determinaron el allanamiento sin orden judicial constarán detalladamente en el acta.

b) El artículo 221.2 señala que en el caso de la exhibición forzosa se describirá fielmente en el acta lo constatado, sin perjuicio de reproducirlo, empleando el medio técnico disponible.

c) El artículo 381.3 prescribe en el caso excepcional de la actuación probatoria encargada a otro órgano jurisdiccional, el acta deberá reproducir íntegramente la prueba y, si se cuenta con los medios técnicos correspondientes, se reproducirá a través de video, filmación o audio.

Como se ve, la norma establece los casos en los que la reproducción o transcripción de los hechos será detallada, fiel o íntegra.

El numeral 3 del artículo 120 (y que es la norma que genera el debate) señala lo siguiente:

3. Será posible la reproducción audiovisual de la actuación procesal, sin perjuicio de efectuarse la transcripción respectiva en un acta. La Fiscalía de la Nación y el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial, cada uno en su ámbito, en función a las posibilidades de la Institución, dictarán disposiciones que permitan su utilización.

De una lectura cuidadosa de la norma, se puede apreciar que no se refiere al registro o documentación de la actuación procesal, si no a su reproducción. Obsérvese que el inciso 1 del artículo 120 reguló la documentación de la actuación procesal, por tanto por sentido común y técnica legislativa no tendría razón de ser que se volviese a regular lo mismo dos apartados después. Entonces, ¿Qué regula el inciso 3 del artículo 120? Pues regula la reproducción en audiencia de aquella actuación procesal que se documentó por medios técnicos audiovisuales. Es decir, si por ejemplo se registró en video la escena del crimen en un delito de homicidio o la necropsia en mérito al artículo 120.1, luego en audiencia (normalmente de juicio oral o juzgamiento) y en virtud al artículo 120.3 este video podrá ser reproducido en ella, sin perjuicio de que el contenido de dicho video, visionado por los intervinientes en dicha audiencia, sea también transcrito en la correspondiente acta de audiencia, ello a cargo del auxiliar jurisdiccional correspondiente. Lo mismo resultará en el caso de la prueba anticipada (declaración de testigo por ejemplo), donde se podrá visualizar dicha declaración prestada previamente ante el Juez de Investigación Preparatoria en la audiencia de juicio oral. Resulta entonces que el texto “Será posible la reproducción audiovisual de la actuación procesal” del inciso 3 en estudio, se refiere, sin duda alguna, a la actuación procesal documentada mediante el procedimiento establecido en la segunda parte del numeral 1 del artículo 120.

Reforzando lo señalado, aparece en la parte final del inciso en análisis que tanto la Fiscalía de la Nación como el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial, en función a las posibilidades, dictará disposiciones que permitan su utilización. Este término “utilización” se refiere evidentemente al uso del ya existente registro audiovisual de determinada actuación procesal. Si la norma se refiriese al acto propiamente de registrar, resulta evidente que el término usado tendría que haber sido del de “implementación” y no el de “utilización”, es decir “su utilización en audiencia o en juicio oral o de juzgamiento” mediante el uso de proyectores, pantallas gigantes u otros.

Finalmente y para cerrar este punto, el artículo 120.3 del Código debe concordarse para su comprensión con el artículo 187.4 referido a la prueba documental, lo que demuestra que efectivamente el término transcripción del artículo 120.3 se refiere a la de una cinta magnetofónica o de video que se reproduzca en audiencia:

Artículo 187 Traducción, Transcripción y Visualización de documentos.- […]
4. Cuando la transcripción de la cinta magnetofónica o cinta de vídeo, por su extensión demande un tiempo considerable, el acta podrá levantarse en el plazo de tres días de realizada la respectiva diligencia, previo traslado de la misma por el plazo de dos días para las observaciones que correspondan. Vencido el plazo sin haberse formulado observaciones, el acta será aprobada inmediatamente; de igual manera, el Juez o el Fiscal resolverán las observaciones formuladas al acta, disponiendo lo conveniente.

Continuando con el análisis del artículo 120, el inciso 4 señala adicionalmente quienes deberán intervenir en la firma del acta levantada en el trámite de una actuación procesal:

4. El acta será suscrita por el funcionario o autoridad que dirige y por los demás intervinientes previa lectura. Si alguno no puede o no quiere firmar, se dejará constancia de ese hecho. Si alguien no sabe firmar, podrá hacerlo, en su lugar, otra persona, a su ruego o bien un testigo de actuación, sin perjuicio de que se imprima su huella digital.

Respecto al artículo 121, sólo habrá que recalcar que las normas referidas a la invalidez del acta, lo son para tal en forma general, de tal manera que si determinada actuación procesal está regulada por normas especiales, deberán preferirse estas antes que las generales en cualquier caso que exija interpretación por colisión de normas del mismo rango:

Artículo 121 Invalidez del acta.-
1. El acta carecerá de eficacia sólo si no existe certeza sobre las personas que han intervenido en la actuación procesal, o si faltare la firma del funcionario que la ha redactado.

2. La omisión en el acta de alguna formalidad sólo la privará de sus efectos, o tornará invalorable su contenido, cuando ellas no puedan ser suplidas con certeza sobre la base de otros elementos de la misma actuación o actuaciones conexas, o no puedan ser reproducidas con posterioridad y siempre que provoquen un agravio específico e insubsanable a la defensa del imputado o de los demás sujetos procesales.

La audiencia de juicio oral o de juzgamiento
El artículo 361 del Código Procesal Penal, regula de manera especial el registro de la audiencia de juicio oral o juzgamiento, reglas que no necesariamente se utilizan en las audiencias de investigación preparatoria como veremos más adelante. No olvidemos la relación “género – especie” que existe entre actuación procesal y audiencia, tal como se detalló líneas arriba; relación que deberemos tener en cuenta en todo momento, ya que desde un punto de vista puramente procesal, la audiencia es una de las otras tantas actuaciones procesales que regula el Código.

El artículo 361 inciso 1 señala lo siguiente:

Artículo 361 Oralidad y registro.-
1. La audiencia se realiza oralmente, pero se documenta en acta. El acta contendrá una síntesis de lo actuado en ella y será firmada por el Juez o Juez presidente y el secretario. Los Jueces, el Fiscal, y la defensa de las partes pueden hacer constar las observaciones al acta que estimen convenientes. Asimismo, la audiencia podrá registrarse mediante un medio técnico, según el Reglamento que al efecto dicte el órgano de gobierno del Poder Judicial.

Establece la norma claramente que la audiencia (de juicio oral o juzgamiento) se documenta en acta, y que dicha acta contendrá una síntesis de lo actuado en ella. De lo que se desprende que el Código no exige una transcripción de las intervenciones de la partes en audiencia ni tampoco de la resolución judicial en su integridad. Resulta evidente que será saludable que la llamada síntesis pueda permitir que la lectura del acta arroje una idea clara y precisa de lo que aconteció en audiencia y los principales fundamentos de la resolución, pero como ya se indicó no exige una transcripción literal de lo actuado.

El registro se realizará de acuerdo al reglamento correspondiente y mediante un medio técnico ya sea video o audio o cualquier otro idóneo.

El impase derivado entonces de la lectura del artículo 120 del Código queda resuelto mediante las reglas de la interpretación normativa: Al existir un aparente conflicto (que a juicio del que suscribe no existe) entre dos normas de igual data y jerarquía, se prefiere en todo caso la norma especial antes que la general, en este caso particular, se prefiere lo dispuesto por el artículo 361 (norma especial) para todos los efectos de la redacción y formalidades de las actas de audiencia del juicio oral o juzgamiento.

Implica esto que tampoco será necesaria la firma de los sujetos procesales en la correspondiente acta, dado que la norma establece específicamente que quienes firmarán serán el Juez (o Juez Presidente en el caso del órgano colegiado, Sala de Apelaciones y Sala Suprema) y del secretario o especialista. Seguirá siendo necesaria la firma de todos los intervinientes en las demás actas de actuaciones procesales como las de levantamiento de cadáver, incautación, inmovilización, allanamiento, etc.

Los incisos 2 y 3 del artículo 361 prescriben normas de desarrollo de la audiencia:

2. El acta y, en su caso, la grabación demostrarán el modo como se desarrolló el juicio, la observancia de las formalidades previstas para él, las personas que han intervenido y los actos que se llevaron a cabo. Rige a este efecto el artículo 121 del presente Código.

3. Toda petición o cuestión propuesta en audiencia será argumentada oralmente, al igual que la recepción de las pruebas y, en general, toda intervención de quienes participan en ella. Está prohibido dar lectura a escritos presentados con tal fin, salvo quienes no puedan hablar o no lo supieren hacer en el idioma castellano, en cuyo caso intervendrán por escrito, salvo que lo hagan por medio de intérprete.

El inciso 2 remite al artículo 121 ya citado para efectos de regular la eficacia del acta, debiendo entenderse que sólo para este efecto rige la norma general establecida en este último, lo que confirma nuestra hipótesis de la supremacía de la norma especial.

Finalmente, el inciso 4 establece de forma categórica que las resoluciones se dictan y fundamentan verbalmente:

4. Las resoluciones serán dictadas y fundamentadas verbalmente. Se entenderán notificadas desde el momento de su pronunciamiento, debiendo constar su registro en el acta.

Luego sería una notoria contradicción redactar las resoluciones para sólo leerlas en audiencia cuando el Código establece expresamente que las resoluciones se dictan verbalmente.

El único supuesto en que el Código prescribe expresamente que la resolución debe redactarse por escrito y leerse en acto público es en el caso de las sentencias, como señalan los artículos 395 y 396 del Código Procesal Penal. Es de entenderse que si se procede de manera distinta a este mandato expreso, ello acarrea responsabilidad del Juez o Jueces. De la misma manera deberá procederse en los procesos especiales de Querella, Terminación Anticipada y Colaboración Eficaz, donde si bien es cierto que son procesos con regulación especial y los dos últimos tramitados ante el Juez de Investigación Preparatoria, las sentencias expedidas en ellos no dejan de ser tales y surten los mismos efectos que una sentencia dictada en juicio oral o juzgamiento, por tanto deben revestir las mismas formalidades. Distinto será el caso del proceso especial de Faltas, donde existe norma permisiva que autoriza a dictar sentencia verbalmente, pero se establece que esta deberá necesariamente protocolizarse por escrito en un plazo de dos días.

El Código Procesal Penal también establece ciertos casos especiales también, donde se debe tomar singular previsión a la hora de redactar las actas de audiencia, estos casos son dos:

a) El artículo 468.5, respecto al acuerdo arribado por el Fiscal y el imputado en el proceso de Terminación Anticipada, dispone que así lo declararán ante el Juez debiéndose consignar expresamente en el acta respectiva.

b) El artículo 477.3 estipula, respecto al proceso de colaboración eficaz, que de la diligencia de audiencia especial se levantará un acta donde constarán resumidamente sus incidencias.

LAS ACTAS DE LAS AUDIENCIAS EN INVESTIGACION PREPARATORIA
De una búsqueda exhaustiva en el texto del Código Procesal Penal aparece que no existe norma alguna que autorice a los Jueces de Investigación Preparatoria a llevar sus audiencias conforme a las reglas del juicio oral. Por lo tanto siendo las audiencias de la indicada etapa siempre actuaciones procesales, deberán llevarse a cabo conforme las reglas de los artículos 120 y 121 del Código Procesal Penal. Lo mismo dispone la Resolución Administrativa 096-2006-CE-PJ, Reglamento General de Audiencias bajo las normas del Código Procesal Penal, el que además señala que la audiencia de juzgamiento se regirá por sus propias y particulares reglas.

En este orden de ideas, y refiriéndonos a la transcripción de lo desarrollado en la audiencia, ya quedó claro en la primera parte de este trabajo que para el registro debe observarse lo dispuesto en el inciso 2 del artículo 120 que señala que deberá realizarse una relación sucinta de los actos realizados.

La duda pendiente es qué hacer con los fundamentos de las resoluciones en esta etapa: ¿Se transcriben o se resumen? Ante el evidente vacío normativo, lo correcto debería ser consignar también una sucinta descripción de los fundamentos y una transcripción literal de la parte resolutiva o decisión conforme el apartado 2 del artículo 27 del Reglamento General de Audiencias bajo las normas del Código Procesal Penal.

El CONTENIDO DEL ACTA DE AUDIENCIA
Conforme a las normas precitadas y analizadas, así como de la lectura de la Resolución Administrativa 096-2006-CE-PJ, Reglamento General de Audiencias bajo las normas del Código Procesal Penal, el acta de audiencia debería contener en general, a fin de mantener su idoneidad (sin perjuicio del soporte de audio o video correspondiente) lo siguiente:

1. Número de expediente, cuaderno de ser el caso, nombre del o los investigados, delito y agraviado con indicación del actor civil y tercero civil de ser el caso.
2. Indicación de lugar, año, mes, día y hora, tanto de inicio como de cierre.
3. Si en el desarrollo de la audiencia se hacen pausas o descansos, la hora de la pausa y hora del reinicio o continuación.
4. Registro de intervinientes en la audiencia.
5. Registro del Juez o Jueces que participan y dirigen la audiencia.
6. Mención de la inasistencia de sujetos procesales cuya asistencia no fuere obligatoria y verificación de que hayan sido debidamente notificados.
7. Síntesis clara y concisa de la intervención de las partes procesales, o sujetos procesales de ser el caso y del Juez o Jueces. Se requiere de un auxiliar que más que entrenamiento en digitación de textos, tenga preferentemente una sólida capacidad de síntesis de los argumentos que va escuchando a fin de plasmarlos en el acta al mismo tiempo que esta se desarrolla.
8. Cierre del debate (Señalar hora:minuto:segundo en que se produce en el registro de audio correspondiente.)
9. Resumen claro y conciso de los fundamentos de la resolución.
10. Transcripción literal de la parte resolutiva. Se debe invocar a los Jueces que en la parte resolutiva se mencione de manera sucinta el fundamento principal por la cual se resuelve en tal o cual sentido. (Señalar hora:minuto:segundo en que se produce en el registro de audio correspondiente.)
11. Firma del Juez o Juez Presidente y secretario o especialista en el caso de las actas de juicio oral o de juzgamiento, la firma de todos los intervinientes en el caso de las audiencias de la etapa de Investigación Preparatoria y Etapa Intermedia.

Se suele colocar en algunas actas la hora:minuto:segundo de cada intervención, sin embargo esta práctica hace más lenta la redacción del acta y no resulta útil si la resolución no es impugnada, por cuanto será interés del apelante de ser el caso, señalar en su apelación o sustentación oral, en qué hora:minuto:segundo del audio se encuentran los argumentos o fundamentos que pretende objetar. Será tarea del asistente entonces colocar marcas muy puntuales para la guía del propio magistrado o los superiores de ser el caso, como son el momento del cierre del debate que coincide con el momento en que se inicia el dictado de los fundamentos y el momento en que se inicia el dictado de la parte resolutiva. Es recomendable que las Salas de Apelaciones y la Sala Penal Suprema establezcan como política que cada apelante cumpla con señalar el momento donde aparece en el registro de audio el argumento impugnado, así se garantiza también que la impugnación fue debidamente sopesada y estudiada y no se trató de un mero recurso dilatorio.

De la misma manera, si el Código establece la transcripción literal de alguna actuación en particular, deberá incluirse en el acta.

Para terminar, sería apropiado que se pueda adquirir un software de edición de textos de factura muy simple y que ya viene en la mayoría de aparatos de comunicación telefónica, llamado de “texto predictivo”, cuyo costo no es prohibitivo y que ayudaría enormemente a la redacción mucho más veloz y eficiente de actas en todos los procesos e instancias. La capacitación que se requiere para este software no es mayor a la que cualquier estudiante universitario recibe al momento de comprarse un nuevo modelo de celular.

Estos aspectos deberían contribuir a dotar a la implementación del Código Procesal Penal de la eficiencia que requiere a fin de evitar una innecesaria sobre carga procesal y demora en los plazos que a la larga contribuyen al desprestigio del Poder Judicial.

CONCLUSIONES
1. La relación de actuación procesal y audiencia es una de género a especie, siendo por tanto la audiencia una de las muchas actuaciones procesales que regula el Código Procesal Penal.

2. Las reglas de los artículos 120 y 121 del Código Procesal Penal son reglas generales aplicables a cualquier actuación procesal, ya sea fiscal o judicial.

3. Lo dispuesto en el artículo 120 inciso 3 del Código Procesal Penal regula la reproducción normalmente en juicio oral de actuaciones procesales que se registraron o documentaron por medio de medios técnicos adecuados en etapas previas. Esta norma debe ser interpretada y usada en concordancia con el artículo 187 inciso 4 del mismo cuerpo normativo.

4. La redacción de las actas de audiencia de juicio oral o de juzgamiento y sus formalidades, se encuentran reguladas de manera especial en el artículo 361 del Código Procesal Penal. En el caso de observarse un conflicto entre esta norma especial y lo dispuesto por las normas generales de los artículos 120 y 121, debe interpretarse dando preferencia a la norma especial frente a la general, conforme a las reglas de interpretación jurídica, dado que los criterios de jerarquía y fecha de entrada en vigencia son los mismos.

5. Las actas de las audiencias de investigación preparatoria, deben ser redactadas usando las mismas reglas del artículo 120 del Código Procesal Penal, en vista que no existe norma especial para su regulación; adicionalmente se observará lo dispuesto en la Resolución Administrativa 096-2006-CE-PJ, Reglamento General de Audiencias bajo las normas del Código Procesal Penal, siempre que lo dispuesto en este no colisione con normas de mayor jerarquía.

6. En general las actas de audiencia debe procurarse que sean redactadas de manera tal que no generen recarga procesal ni lentitud en los proceso.

7. Las sentencias, tanto las expedidas en Juicio Oral, como las de los procesos especiales de Querella, Terminación Anticipada y Colaboración Eficaz se redactan completamente por escrito y se leen en acto público. Las sentencias en Faltas se pueden dictar en audiencia y serán protocolizadas por escrito necesariamente en un plazo no mayor de dos días.

8. Se debe solicitar al Consejo Ejecutivo del Poder Judicial la adquisición de software especial que permita la redacción de documentos con texto predictivo.

Iñapari, marzo del 2011

About these ads

Acerca de Miguel Angel Vásquez Rodríguez

Información jurídica y social.
Esta entrada fue publicada en Ensayos breves e ideas acerca del Código Procesal Penal Peruano y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s